22/4/14

Crema de Calabaza y Zanahoria (Thermomix y Tradicional)

¿Qué tal esas vacaciones? Espero que bien.
Por aquí, por fin hemos podido disfrutar de una Semana Santa en condiciones, ya tocaba, después de tres años fríos y lluviosos. 
Hemos tenido algún susto de tormenta y aguacero, (así nos las gastamos, nos gusta mantener la intriga hasta el último momento, jeje), pero al final, el tiempo se portó, lució el sol, en todo su esplendor, permitiéndonos disfrutar de ese cielo limpio, de azul intenso, que caracteriza a mi provincia y hemos podido hacer vida en las calles, que hacía tiempo que no se veían tan llenas. Los unos, disfrutando de las procesiones, con sus "pasos" y "papones", que así es como llamamos por aquí, a lo que en otros lugares de la geografía española se conoce como tronos o carrozas y cofrades y los otros, haciendo otro tipo de procesión, mucho más lúdica, por tascas y bares, probando las deliciosas tapas de nuestra gastronomía y cómo no, la limonada.
Intentar cruzar el "Barrio Húmedo" (la zona de bares, en el casco antiguo, más conocida de León), era casi, casi, operación de alto riesgo. Había que tomar aire, relajarse y desfilar a pasito lento, como si de una verdadera procesión se tratase. 
Pero mereció la pena, y me alegro por todos esos establecimientos, que llevan una buena temporada pasándolas canutas y sin que la climatología les echase una manita.
Y como estamos en el norte y cuatro días seguidos en manga corta en estas fechas es todo un lujo (pura ironía), hemos vuelto a la cazadora y al fresquete, así que aquí os dejo con una deliciosa crema, ligerita, para ayudar a reponernos de tanto exceso ;D


Esta receta, es una variante de la crema de calabacín que podemos encontrar en el libro básico de Thermomix, la he adaptado a los gustos de mi casa y he reducido las cantidades de grasa.
Últimamente he hablado con gente que me dice que no usa Thermomix, o lo usa muy poco, porque es un rollo seguir las recetas, que hay que estar todo el día con el libro delante... Nada más lejos de la realidad, siempre contesto que no piensen en Thermomix, si no en que están delante de unos cuchillos, un puchero y un fogón. Voy a escribir la receta, siguiendo los pasos que daríamos haciéndola de forma tradicional y lo que hacemos con Thermomix, a ver si algunas, pierden el miedo. Y no, no vendo el robot de cocina, aunque me apasiona lo que puedes hacer con su ayuda.

Crema de Calabaza y Zanahoria

Ingredientes:
  • 40g de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 150g de puerros (sólo la parte blanca)
  • 200g de agua
  • 500g de calabaza limpia
  • 300g de zanahorias
  • 500g de agua
  • 200g de leche desnatada (o la que uséis normalmente)
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada
  • pipas de calabaza (para decorar, opcional)

Preparación de forma Tradicional:

1.- Empezamos por hacer un sofrito, para ello, picamos los ajos y los puerros y los ponemos en una olla a fuego medio, junto con los 40g de aceite, hasta que estén ligeramente dorados. 

2.- Cuando el sofrito esté listo separamos la olla del fuego, añadimos 200g de agua y trituramos con la batidora de brazo hasta que hayamos obtenido un puré fino, es posible, que para triturar esto tengamos que verterlo previamente en el vaso de la batidora, dependerá de la olla que estemos utilizando. Podemos omitir este paso y triturar solamente al final, pero de este modo, no se notarán las hebras del puerro.

3.- Vertemos en la olla, junto con el sofrito triturado, 500g de agua, la calabaza troceada, las zanahorias partidas en rodajas,  sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada y dejamos cocer tapado, removiendo de vez en cuando, hasta que las verduras estén tiernas. Si lo hacemos en olla a presión, unos 6 minutos a máxima potencia, serán suficientes. 

4.- Abrimos la olla, comprobamos que todo esté bien cocido, añadimos la leche y trituramos con la batidora hasta obtener una crema muy fina. 

Al servir, añadir un puñadito de pipas de calabaza en cada plato y un cordón de aceite de oliva virgen extra.


Preparación en Thermomix:

1.- Ponemos en el vaso el aceite, los puerros cortados en rodajas y los ajos y troceamos 8 segundos en velocidad 5. Bajamos lo con la espátula lo que haya quedado en las paredes del vaso y sofreímos 12 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3.

2.- Cuando la máquina nos avise que ha terminado, añadimos 200g de agua por el bocal y trituramos 40 segundos, velocidad progresiva 5-10.

3.- Agregamos 500g de agua, la calabaza y las zanahorias troceadas, sal, pimienta y nuez moscada y programamos 20 minutos, 100º, velocidad 1.

4.- Al terminar el tiempo, añadimos la leche y trituramos 1 minuto, velocidad progresiva 5-10.

Al servir, añadir un puñadito de pipas de calabaza en cada plato y un cordón de aceite de oliva virgen extra.

Como veis, sólo es cuestión de jugar con las velocidades, según se trate de remover, con las velocidades más bajas, picar o batir, las velocidades medias y triturar con las velocidades más altas. 
Con  las temperaturas, pasa exactamente lo mismo que con nuestra cocina tradicional, con la ventaja de que sabemos que nunca supera los 100º C y además, nos remueve la comida continuamente, por lo que no se pega.
Vamos chicas, ya que lo tenéis, hay que sacarle partido. Las cremas, quedan tan suaves, que son una delicia.



Nota: Por supuesto, puedes enriquecer la crema con nata o quesitos, o sustituir la leche por agua o caldo, eso ya, va en gustos.

Puedes seguir "De la cocina de Ana" en Facebook, Twitter y G+, o suscribirte para recibir las novedades en tu correo y no perderte ni tantito. 
¿Has preparado alguna de las recetas del blog, te animas a compartirla en Facebook? ¡Nos encantará verlo!
Si quieres ver todas mis fotos y las cosas que me gustan, sígueme en Pinterest.
Nos vemos el próximo viernes con nueva receta.



13/4/14

Monas de Pascua (Panificadora y Thermomix)

Por mi tierra, en estas fechas, somos más de torrijas y "limonada", vino mezclado con zumo de naranjas y limones, endulzado con azúcar y aromatizado con canela, que necesita de reposo para su consumo. Parece suave, y fresquita, entra que da gusto, pero es traicionera y si no bebes con moderación, puede que la "torrija", no haga falta que te la comas y la lleves puesta ;D
Las pastelerías llenan sus escaparates de monas y huevos, pero de chocolate. 
No es tradicional, consumir este otro tipo de bollería, típica de la zona mediterránea, aunque, también podemos encontrar un tipo de bollo parecido tanto en Asturias, como en Galicia.


Pero como aquí la que escribe, es curiosa por naturaleza y le gusta probar y experimentar en la cocina, este año me he decidido a preparar "Monas de Pascua", pintar huevos y saber algo más sobre esta tradición.
Una mona, es un bollo parecido al roscón de reyes, que puede, estar aromatizada con cítricos, agua de azahar, etc. Son regaladas por los padrinos a sus ahijados el Domingo de Pascua y normalmente se toman para merendar. A la hora de darles forma podemos dejar volar nuestra imaginación. Huevos pintados, bolitas de colores, azúcar, chocolate, plumas, pollitos y un largo ect. pueden formar parte de su decoración.
Ha sido curioso saber cómo surgió  la costumbre de pintar o decorar huevos. 
Entre los siglos IX y XVIII, la iglesia católica, prohibió el consumo de huevos durante la cuaresma, por considerar que equivalía a comer carne (o_O). 
Pero como las gallinas no sabían de ayunos y abstinencias y seguían poniendo huevos, se cocían, para que no se estropeasen y se pintaban para distinguirlos de los frescos. El Sábado de Gloria, se llevaban a la iglesia, para ser bendecidos en la misa y consumirlos después con familiares y amigos.

Monas de Pascua

Ingredientes para 6 monas:

Masa:
  • 250g de leche
  • 2 huevos M ligeramente batidos
  • unas gotitas de esencia de anís, o ralladura de naranja, o agua de azahar (opcional)
  • 100g de azúcar
  • 580g de harina de fuerza
  • 1 cta de sal
  • 1 sobre de levadura de panadería deshidratada (7g)
  • 70g de mantequilla a temperatura ambiente
Decoración:
  • 1 huevo + 1 cucharadita de agua
  • 6 huevos S
  • azúcar perlado
  • azúcar coloreado
  • sprinkles


Preparación en Panificadora:
Ponemos todos los ingredientes de la masa, menos la mantequilla, en la cubeta de la panificadora, en el orden que indique el fabricante de la misma.
Seleccionamos menú amasado, cuando se haya formado una bola, añadimos la mantequilla troceada.
Después del segundo amasado apagamos la máquina y dejamos reposar la masa en su interior hasta que haya duplicado su volumen.
(*) Vertemos la masa sobre la supeficie de trabajo engrasada, trabajaremos siempre, con las manos engrasadas porque es un masa pegajosa.
Después de desgasificarla, dividimos la masa en doce partes iguales, que bolearemos y estiraremos haciendo una ligera presión, desde el centro hacia los extremos, haciendo rodar la masa sobre la encimera hasta formar un cordón de unos 30 cm. de largo.

Trenzamos dos de estos cordones sobre si mismos y los cerramos formando una corona. Hay que pellizcar bien los extremos para que la unión no se abra y no se note y las colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear o lámina antiadherente.
Batimos un huevo, añadimos una cucharadita de agua y pintamos con esta mezcla, la superficie.
Comprobamos que los huevos que vamos a usar para la decoración no estén rajados y los lavamos muy bien con agua y jabón neutro, aclarándolos mucho. Secamos y los colocamos en el hueco que ha quedado en el centro de cada mona.
Decoramos con azúcar perlado, sprinkles, o azúcar coloreada.
Dejamos reposar fuera de corrientes, hasta que hayan doblado de nuevo el volumen, aproximadamente una hora. 
Precalentamos el horno a 200º C. Cuando haya alcanzado la temperatura, metemos la bandeja en el horno y bajamos la temperatura a 180º, esperamos hasta que estén dorados, unos 15 minutos.
Sacamos del horno, los pasamos a una rejilla para que se enfríen y ahora podemos pintar los huevos.
Yo lo he hecho con colorante alimentario en gel, mezclado con agua, para los de colores y con Rainbow Dust  Metallic Sunny Savannah, para los dorados. 




Preparación en Thermomix: 
Ponemos en el vaso la leche y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 2. Añadimos la levadura y mezclamos unos segundos en velocidad 5. Incorporamos el resto de los ingredientes, menos la harina y mezclamos 10 segundos en velocidad 6.
Añadimos la mitad de la harina y mezclamos 6 segundos en velocidad 6, cuando termine, agregamos el resto y programar 4 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.
(*) El resto igual que la preparación en panificadora.




Nota: Los huevos están crudos, durante el tiempo que están en el horno se cuecen.
Se pueden teñir antes de hornearlos dejándolos sumergidos en agua coloreada. 
Lo ideal sería usar huevos blancos, más fáciles de teñir, pero yo no los encontré, así que usé morenos, procurando escoger los más claritos.
Dependiendo del tipo de harina y del tamaño de los huevos, puede que necesites más o menos. Vigila la masa, es pegajosa, pero tienes que poder trabajarla. Si te pasas de harina, el resultado se parecerá más aun pan que a un bollo tierno y esponjoso.

Que nooo, no me he olvidado de la miga ;D


Por cierto, la inspiración para la decoración, se la debo a Pinterest.

Puedes encontrar "De la cocina de Ana" en Facebook, Twitter y G+, o suscribirte para recibir las novedades en tu correo y no perderte ni tantito. 
Si quieres ver todas mis fotos y las cosas que me gustan, sígueme en Pinterest.
Nos vemos el martes 22 con nueva receta, siiii, descanso de nuevo, además de las fiestas, tengo que preparar y celebrar el cumple de mi madre y el mio ;)
¡Disfrutad de las vacaciones, nos vemos a la vuelta!

   

11/4/14

Ganache de Chocolate y Tarta de Cumpleaños

En realidad, poneros la receta de la "ganache de chocolate", es una mera disculpa para enseñaros la tarta que preparé para el cumple del "Profesor Bernar". Y es que me hace ilusión, porque he hecho mi primera figura, medianamente grande, modelada en fondant.

Hasta ahora había modelado caras, o pequeñas figuritas en 2D, para poner en galletas


o pequeñas figuras, como las palomitas de la jaula para la tarta de boda.


Pero esto suponía un nuevo reto y me divertí muchísimo haciéndolo.
Si quieres ver el resultado final y unas pequeñas nociones de cómo se monta una tarta, sigue leyendo ;)

La ganache de chocolate, no es más que una mezcla de nata con más del 35% de materia grasa con chocolate, cuanto mejor sea la materia prima, mejor será nuestra ganache.
Las proporciones de nata y chocolate varían en función de cual vaya a ser la preparación, trufas, rellenos de tartas, coberturas, pero lo que no varía, es la forma de prepararla.
Podemos emplear chocolate negro, con leche o blanco y aromatizarla con cualquier aroma o licor.
Esta es de chocolate negro y como será la cobertura de la tarta, además lleva mantequilla, para que le aporte brillo y mayor firmeza.


Ganache de Chocolate

Ingredientes:

  • 200g de nata 35% M.G.
  • 200g de chocolate fondant
  • 60g de mantequilla a temperatura ambiente

Preparación:

Troceamos el chocolate y lo colocamos en un cuenco.
Ponemos un cazo con la nata a fuego suave y en cuanto rompa el hervor, vertemos sobre el chocolate troceado, esperamos un momentín para que el chocolate empiece a fundirse y removemos con suavidad con unas varillas hasta obtener una crema sedosa y brillante, añadimos la mantequilla troceada y seguimos removiendo hasta que se haya integrado completamente.
Dejamos reposar esta crema hasta que esté fría. Si no vamos a usarla inmediatamente, hay que mantenerla en la nevera.

Montaje de la tarta

En esta ocasión, el día anterior, preparé un bizcocho de mandarina, cuando estuvo frío, lo envolví en papel film y lo guardé en la nevera hasta el día siguiente, que lo dividí en tres discos, lo almibaré y rellené, una capa con fresas y nata y la otra con una falsa trufa (nata montada y chocolate puro en polvo).
El proceso para dividir el bizcocho, lo tenéis aquí, así como también, una receta para preparar almíbar, aunque en esta ocasión era de mandarina.
Con la mitad de la ganache, rellenamos una manga pastelera con boquilla rizada y reservamos el resto.
Sobre una bandeja de cartón, se coloca un pequeño pegote de ganache (con esto, conseguimos que al decorar, la tarta no se desplace), y sobre este, centramos el primer disco de bizcocho, que será la base de la tarta, almibaramos, ponemos alrededor de todo el borde del bizcocho un cordón de ganache y rellenamos el interior con nata montada, mezclada con trocitos de fresas.
Colocamos el segundo disco de bizcocho, almibaramos de nuevo, colocamos otro cordón de ganache y en esta ocasión rellenamos con falsa trufa.
Cubrimos con el último disco de bizcocho, previamente almibarado, asentamos bien haciendo una ligera presión, para que nos quede la tarta recta  y con ayuda de una espátula, extendemos los posibles restos que hayan salido de ganache al presionar y algo más de la ganache reservada, haciendo una fina capa lo más lisa posible todo al rededor de la tarta.
Llevamos a la nevera y dejamos unos minutos para que se enfríe.
Por último, colocamos la tarta sobre un soporte giratorio, si no tenemos, hay que ir girando el cartón con la mano, y con ayuda de una espátula, cubrimos con una capa generosa de ganache todo el contorno de la tarta. Ponemos la espátula plana y con la otra mano, giramos la basa para que nos quede lo más lisa posible. La espátula siempre tiene que estar seca, si no, se nos pegará el chocolate, y si queremos un acabado bien liso, podemos calentarla.
Por último, hacemos lo mismo con la parte superior.
En este momento, y tras enfriarlo en la nevera, tendríamos la tarta preparada para cubrir con fondant, pero... ¿Qué pasa si nos gustan las tartas decoradas, pero no el fondant? Pues nada, usaremos una cantidad mínima en la decoración, y tendremos una tarta decorada, si, pero con un sabor nada empalagoso y tradicional :)

Haremos los remates con manga pastelera, y con fondant, las flores, que están cortadas con cortadores con expulsor y para que tengan movimiento, las he dado forma con una esteca recta.
La pizarra también es de fondant y está pintada con pincel y colorante en polvo.
La figura del "profe", es de fondant Funcakes sabor vainilla, mezclado con CMC.
Para teñir el fondant, he usado colorantes alimentarios Americolor.

Al destinatario de la tarta, le gustó mucho, e indultó tanto la figura, como la pizarra :D

Gracias por leer, por compartir, por tus comentarios ♥♥♥

Si te apetece, puedes seguir "De la cocina de Ana" en Facebook, Twitter y G+, o suscribirte para recibir las novedades en tu correo y no perderte ni tantito. 
Si quieres ver todas mis fotos y las cosas que me gustan, sígueme en Pinterest.
Nos vemos el próximo martes con nueva receta ;)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...