22/6/12

Ensalada de Lechugas con Vinagreta de Miel y Mostaza

Mientras media España está casi achicharrándose, por el norte seguimos con unas temperaturas suaves, aún necesitamos la chaqueta algunas tardes (la mayoría para ser más exactos).
Vamos, que sabemos que estamos en verano por la fecha... aunque no lo parezca. Siguen apeteciendo los platos de cuchara y aún podemos poner el horno sin morir en el intento.
No obstante, en casa siempre apetecen las ensaladas y hoy os traigo una bien sencilla, ideal para una cena ligera o como acompañamiento de un plato más contundente en una comida.





Ensalada de Lechugas con Vinagreta de Miel y Mostaza

Ingredientes:

  • lechugas variadas
  • pepino
  • tomate
  • nueces
  • uvas pasas
  • lascas de queso (manchego, parmesano, cabra...)
  • 3 cucharadas de A.O.V.E. (aceite de oliva virgen extra)
  • 1 cucharada de vinagre de frambuesa (o jerez, o módena...)
  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon o a la Antigua
  • sal
  • pimienta
  • un chorrito de reducción de balsámico de módena (opcional)


Preparación:

Poner en una ensaladera, el tomate partido en cubos, (está aunque en la foto no se vea, debía ser tímido), las lechugas bien lavadas y centrifugadas, el pepino cortado en láminas, unas cuantas nueces troceadas, un puñadito de uvas pasas y unas lascas de un queso que nos guste.
En un cuenco aparte, ponemos aceite, vinagre, sal, pimienta, miel y mostaza y batimos hasta emulsionarlo con unas varillas.
Vertemos un par de cucharaditas (o más... al gusto) sobre nuestra ensalada y adornamos con un cordoncito de reducción de balsámico (en mi caso pegotones, jiji, se estaba acabando la botella y no había manera de que saliese).

Como podéis ver en la foto, el pepino está sin pelar, a mi me gusta así, podéis pelarlo, aunque os recomiendo que dejéis alguna tira de piel, porque de esta manera evitamos que repita.
En cuanto a la vinagreta, lo mejor es adaptarla a nuestro gusto, más o menos mostaza, o vinagre...etc. Lo que si os recomiendo si hacéis ensaladas con frecuencia, es hacerla en cantidad, se conserva perfectamente en un bote cerrado en la nevera y siempre la tenemos a mano.

Emulsionar una vinagreta, no es ninguna tontería, el aliño queda uniformemente repartido por toda nuestra ensalada y las hojas de lechuga no se ponen mustias y alicaídas.
Esta vinagreta en concreto es fácil de emulsionar porque lleva mostaza, pero si no lo conseguís, podemos añadirle unas gotitas de agua (ojo, gotitas) y varéis que rápido monta.

Sólo una última recomendación, usad una buena mostaza, esas de los botes amarillos, no deberían llamarse así.

Nota: Receta apta para lacto-vegetarianos y para vegetarianos si le quitamos las lascas de queso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por vuestros comentarios!
Por falta de tiempo, este blog no participa en cadenas de premios, pero es un honor y os agradezco que hayáis pensado en mi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...